Las mejores puertas para armarios ¿Correderas o abatibles?

Las puertas de un armario son un elemento fundamental de un cuarto que puede influir no sólo en su estética, sino también en el ahorro de espacio. Puede que estés pensando en un armario nuevo o simplemente necesites renovar las puertas. Sea cual sea el motivo por el que te hayas decidido, valora qué tipo de puerta para armarios se adaptaría más a tus necesidades. Existen diferentes opciones, pero es posible que la decisión gire en torno a si serán abatibles o corredera ¿Son mejores las puertas correderas o las abatibles?

Como sucede con todo en la vida, cada tipo de puerta cuenta con una serie de ventajas e inconvenientes. Pero, antes de decidir, párate a pensar en aspectos claves como el tamaño del espacio o el uso que le vas a dar. También dale una vuelta a la estética que quieres darle a la habitación y, por otro lado, a cuál es el presupuesto que deseas destinar a esas nuevas puertas.

¿Y por qué hay que valorar tantas cosas antes de elegir? Porque es muy probable que todas ellas influyan en tu decisión. Pero no nos adelantemos, pasemos a definir cuáles son los detalles de cada tipo de puerta para que, llegado el momento, puedas elegir con propiedad y tomas la decisión más adecuada. Ten en cuenta que lo que vamos a definir a continuación es útil tanto para un armario empotrado como para un armario corriente.

PUERTAS ABATIBLES PARA ARMARIO ¿LA MEJOR OPCIÓN?

Empecemos por las puertas abatibles, el sistema más tradicional. Son esas puertas formadas por dos partes y bisagras. Estas bisagras hacen posible que la puerta del armario se abra al tirar formando un ángulo de 90 grados. Para poder abrir la puerta correctamente se suelen colocar tiradores, aunque en la actualidad existen sistemas más discretos que funcionan con apertura a presión.

Una de las ventajas que tiene colocar puertas abatibles en un armario es que cada vez que lo abras podrás tener una vista completa del armario. De esta forma, sólo necesitarás abrir el armario para acceder a todo lo que tengas almacenado, independientemente del lado o la altura a la que se encuentre. De hecho, las puertas abatibles permiten jugar más con la distribución dentro del propio armario. Ver todo de una vez puede ser útil, por ejemplo, en el momento de elegir los outfits de la semana. Una vista general te ayudará a ver con más rapidez todas las posibilidades.

Aunque esta última es una gran ventaja, lamentamos decirte que hay un factor decisivo que influirá en el tipo de puerta que colocarás en tus armarios. Ese factor es el espacio. Como ya te hemos dicho, estas puertas funcionan tirando de ellas y formando un ángulo recto con el movimiento. Eso quiere decir que para que se abran correctamente necesitan espacio alrededor. Por este motivo, no son muy recomendables si tu idea es aprovechar al cien por cien un espacio y colocar algún mueble más.

GANAR ESPACIO CON PUERTAS CORREDERAS

Pasemos a hablar de los armarios con puertas correderas. Las puertas correderas son aquellas que se deslizan a través de unos raíles, no se abren como tal. Esta opción es ideal para espacios pequeños porque, al deslizarse, no ocupan nada de espacio cuando queremos abrir el armario. Gracias a esto es posible, entre otras cosas, colocar armarios en pasillos o crear vestidores estrechos.

Otra de sus ventajas es que las puertas correderas pueden ser de gran grosor y tener gran altura. Esto no es posible con las abatibles, ya que dependen del peso que puedan soportar las bisagras y el hecho de que sean demasiado altas pueden convertirlas en incómodas. Pero vamos con algunos contras que podemos señalar sobre este tipo de puertas.

El principal es que cuando abras el armario no podrás tener una vista completa. Al deslizar una puerta podrás ver lo que tienes en un lado y, al deslizar la otra, podrás ver las cosas del otro lugar. Esto puede llegar a resultar incómodo. Además, los armarios con este tipo de puerta no suelen ofrecer tanta personalización en su interior como sucede con los que son abatibles.

¿SÓN MÁS BARATAS LAS PUERTAS ABATIBLES QUE LAS CORREDERAS?

El precio final de un armario vendrá determinado por varios factores. El tipo de puertas para armarios que escojamos puede ser uno de ellos. Sin embargo, hay que valorar, por un lado, que las puertas abatibles pueden ser más económicas, pero para cubrir grandes espacios será necesario colocar varias. Por su parte, las puertas correderas, por su propio sistema de raíles, pueden costar algo más, pero, en armarios largos, tendrás suficiente con un par de puertas.

Pero sea cual sea la opción que prefieras, lo que debes exigir siempre es que tu armario esté fabricado con materiales de calidad. Eso incluye unos buenos herrajes para que el armario pueda durarte muchos años sin que se rompa o se deforme. En el caso de los armarios abatibles, será necesario contar con bisagras fuertes que soporten el peso de la puerta. Por su parte, en los armarios corredera la parte clave son sus raíles. Unos buenos raíles garantizarán el buen funcionamiento de la puerta para que no se dañe demasiado con los años.

Y, por último, nos gustaría cerrar este blog señalando que, si no os habéis podido decidir tras la lectura, existe una opción intermedia. Esta alternativa son las puertas plegables corredera, más conocidas por su forma en acordeón. Estas puertas son abatibles, pero también funcionan por raíles y necesitan varios paneles para un funcionamiento óptimo. Igualmente, recuerda que en Timber podemos hacerte tu armario a medida, ofreciéndote la mejor solución en cuanto al tipo de puertas para armarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Archivos