Cuando una buena madera lo cambia todo: por qué es tan importante elegir maderas de calidad

Cuando una buena madera lo cambia todo: por qué es tan importante elegir maderas de calidad

Si estás pensando en comprar un armario en Granada, verás que es fundamental elegir bien la madera. ¿Cuál es la importancia de una buena madera para la elaboración de muebles?

En primer lugar, nos gustaría empezar diciendo que de la elección de la madera no sólo depende el componente estético del armario, sino también la durabilidad de este. De esta forma, por tanto, la respuesta a la pregunta que hacíamos anteriormente es que la importancia es mucha. Y es que dependiendo de su calidad, la madera puede funcionar para un tipo de armario u otro; para un mueble u otro. Cuando compramos un mueble es común que nos dejemos llevar por la estética o por el precio, pero si lo que buscamos son muebles de calidad, es muy importante tener en cuenta elementos como los herrajes, los acabados o los tipos de madera.

La madera es un placer para nuestros sentidos; ¡no lo vamos a descubrir nosotros! A través de su olor nos traslada a la naturaleza y nos cautiva a la vista. Hablamos de un material de gran impacto tecnológico e industrial que se utiliza desde tiempos inmemoriales en la construcción de viviendas, la elaboración de armarios y muebles.

Lo fundamental, claro, es trabajar con maderas de calidad premium, que sean manipuladas posteriormente por profesionales que no se olviden de la estructura del armario y la importancia de un buen diseño. Porque, insistimos, para construir y decorar nuestra vivienda, debemos tener en cuenta las diferentes clases y tipos de maderas que existen. ¡Es vital!

Cocina completamente equipada diseñada por Timber Armarios

Cocina equipada y personalizada por cliente

Una madera buena es una madera que dura años

Sabemos lo que buscas: una madera que dure muchos años, que no se deforme ni cuartee ante las presiones o los impactos y que no sufra arañazos fácilmente. Por eso, si este es tu caso, deberás optar por una madera dura, aunque su precio sea algo superior al de una madera considerada blanda.

Si tenemos en cuenta que los árboles de maderas duras crecen de forma individual entre grandes extensiones de diferentes especies de árboles, entenderemos por qué hablamos de un tipo de madera algo más caro. Si buscamos calidad, para encontrar un árbol de Caoba uno tiene que viajar varias millas en el interior de bosques de gran variedad de especies. Es lo mismo que pasa con otros árboles similares como el roble, el castaño o el nogal.

Estas maderas más duras se usan en la manufacturación de armarios y mobiliario más resistente. Mobiliario, decimos, con excelentes acabados, mejor poder visual, así como mayor dureza y resistencia al paso del tiempo. Duran mucho, quedan bien y no se arañan fácilmente.

Por otro lado, las maderas blandas nos llegan de árboles considerados de rápido crecimiento y más fáciles de trabajar, como el ciprés, el álamo, el cedro o el abeto. Las reconocerás porque son de colores muy claros y sus maderas son un poco más ligeras y baratas.

La versatilidad de una madera de calidad

Una buena madera como las maderas premium que utilizamos en Timber Armarios es fundamental para  múltiples usos como la construcción de muebles o armarios.

Volvemos a la cuesti´çon que nos acompaña desde el principio del artículo. ¿Qué hace a una buena madera? Estas atienden a factores como su fuerza y resistencia, durabilidad, elasticidad, textura o capacidad de aislamiento. Y una anécdota: cuando decimos que “la madera está viva” nos referimos a que sus dimensiones pueden aumentar o disminuir cuando toma o cede agua y también es capaz de aislar del frío o conducir el calor.

En el caso de la elaboración de muebles, el color, la veta, y el fin para el cuál va a emplearse, son otros factores importantes a tener en cuenta. La disposición de las fibras, el contenido de humedad, el tamaño de los poros… todo importa. Así por ejemplo, en el caso de la utilidad que vamos a darle al mueble, es imprescindible conocer si estos se situarán en un espacio de interior o de exterior, para buscar unas u otras propiedades en la madera.

En el caso de la madera para armarios, también es de vital importancia la dureza de la madera, ya que estará destinada a soportar peso y un uso diario. Las aristas, los bordes, el color, el acabado, el sistema de ventilación, los cajones… hemos de valorar todas estas características de la madera antes de optar por un diseño u otro.

De dónde viene nuestra madera

¿Sabías que desde marzo de 2013 los distintos países que exportan madera a nuestro continente deben cumplir con la norma EUTR que obliga a las entidades a contar con un certificado con el fin de controlar la comercialización ilegal de la madera, así como su introducción o comercialización en Europa?

Y aquí no importa la magnitud de la empresa; ya sea grande o pequeña: todas deben cumplir estas normas que incluyen la descripción de la madera, su país de origen o la información sobre el cumplimiento de la normativa nacional de procedencia.

Con esto, se ha conseguido que en Europa valore la procedencia de una madera de calidad y, desde sus países de procedencia, se eviten engaños o fraudes en el mercado de la madera.

Para tener una buena madera hay que cuidar los árboles

 

Con todo, si te interesa la importancia de una buena madera, debes comprender por qué cuidar los árboles es trascendental. Las plantas arbóreas son las que generan esta materia prima tan útil para el hombre; si los cuidamos correctamente nos proveerán de diferentes beneficios entre los que, además de proporcionar excelentes maderas, se incluyen otros.

La madera, por tanto, es uno de esos materiales supersostenibles que encontramos la actualidad. Porque es biodegradable y reciclable.

¿Supersostenible? ¡Sí! Nos gustaría recordar, en este sentido, que los árboles combaten el cambio climático absorbiendo el CO2 y liberando oxígeno, limpian el aire de gases contaminantes y refrescan las calles y la ciudad dando sombra a nuestras calles y nuestros hogares. Además, ayudan a prevenir la contaminación del agua atrapando y filtrando el agua de la lluvia y evitan la erosión del terreno. Por si fuera poco nos proporcionan alimento, tanto a los humanos como a los animales, a los que también sirve de hábitat, y generan oportunidades económicas como por ejemplo, con la producción de madera.

Al contrario de lo que muchos piensan, talar un bosque no es “anti-ecológico”, pues cuando se gestiona con criterios de sostenibilidad, la tala es simplemente una parte del proceso de regeneración del bosque.