Claves para crear tu propio vestidor

Quién no ha soñado alguna vez con abrir los ojos y caminar hasta un maravilloso vestidor. Un lugar donde todo esté ordenado y podamos seleccionar sin mucho esfuerzo qué ponernos ese día. Un sitio donde tener nuestro momento, donde vestirnos y prepararnos con tranquilidad. Seas hombre o mujer esta fantasía seguro que te suena. De hecho, quizás que te has planteado alguna vez convertir algún espacio de tu casa en algo similar. Pero igual piensas que es algo muy costoso o que, simplemente, no sabrías cómo hacerlo. No hay problema, sigue leyendo porque desde Timber os traemos las claves para crear un vestidor perfecto.

Lo primero que hay que saber es que tener un vestidor es una idea muy práctica. Este espacio no servirá solamente para dejar boquiabiertos a todos tus amigos, sino que te ayudará a mantener organizada tu ropa. Podrás distribuir tus prendas entre pechas, bandejas y cajones de forma que lo tengas todo a la vista y no sea necesario desordenar nada a la hora de elegir. También podrás incluir espacios que hagan de zapatero para que tus zapatos de cualquier temporada no estén perdidos en multitud de cajas.

Pero como sucede con todo, hay que tener un poco de planificación e inspiración para que el resultado sea el que justo queremos y se cumplan nuestras expectativas. Así que el primer paso para tener un vestidor es elegir dónde lo queremos ubicar. Lo ideal sería tener un dormitorio grande al que poder coger unos metros. Pero no hay problema si lo que tenemos libre es una habitación contigua en la misma planta. Deja ya de darle vueltas a cómo podrías convertir en un cuarto de invitados ese cuarto que es demasiado pequeño. Puede que su mejor destino sea convertirse en el vestidor de tus sueños.

¿CUÁNTO TIENE QUE MEDIR UN VESTIDOR?

Cuando tengamos en la cabeza cuál será el sitio donde colocaremos nuestro vestidor, es el momento de coger el metro. De primeras, tendremos la duda de cuáles son las medidas perfectas, pero no te preocupes. Recuerda que un vestidor es un armario a medida que podemos ajustar al espacio que tengamos. Así que mide bien y ten en cuenta que la profundidad de un armario estándar suele rondar los 60 centímetros. En cuanto a la altura, se puede aprovechar hasta el techo y lo ancho dependerá un poco de la distribución que elijas. Piensa que el espacio que tiene que quedarse libre debe ser el justo como para poder moverse dentro con comodidad.

En este momento también tendrás que visualizar si tu vestidor ocupará una sola pared, si se pueden aprovechar todas o si lo mejor es un modelo en U. Esto último es una buena opción para los espacios que sean más largos que anchos. Después de tomar medidas y decidir dónde se van a instalar los módulos hay que elegir de qué tipo serán. Esto dependerá mucho de tus preferencias, pues hay personas que prefieren colgar más cosas y mantener menos dobladas; o que ven más útiles los cajones que las baldas con cestas.

Las posibilidades a la hora de crear un vestidor son infinitas y cada tipo de módulo tiene unas virtudes diferentes. Por ejemplo, tener las prendas almacenadas en perchas te permitirá echar un ojo a todo más rápidamente y evitarás más las arrugas. Por otro lado, los cajones y bandejas hacen que la ropa ocupe menos espacio y, por tanto, es posible guardar más cantidad. Para decidir mejor piensa en qué tipo de ropa y complementos tienes y, según esto, imagina dónde estarían mejor ordenados.

La fórmula que suele triunfar es la que combina barras y pechas para las prendas más largas; baldas con cestas metálicas con raíles y cajones para las prendas más pequeñas como la ropa interior. Y si a esto le añades una estantería con compartimentos cuadrados en las que quepan tus zapatos, ya tendrás el vestidor completo. Todos estos módulos podrás ponerlos de la forma que quieras, tu empresa de armarios a medida podrá asesorarte sobre dónde será más eficaz colocarlos.

LOS DETALLES PARA CREAR UN VESTIDOR BONITO

Cuando ya tengamos en mente la estructura, es el momento de elegir qué materiales preferimos para construir nuestro vestidor y qué acabados. Esto será determinante para que el resultado final sea un vestidor bonito porque elegiremos, entre otras cosas, el color que predominará. Selecciona primero un material duradero y si es madera valora si quiere que el acabado sea natural. Otra opción son los acabados en blanco, algo que dotará de luminosidad a todo el espacio. Lo más común es preferir que la decoración del vestidor vaya acorde con la del resto de la habitación o de la propia casa para que el estilo sea uniforme.

Lo siguiente será decidir si prefieres los módulos cerrados o si quieres que todo quede a la vista. Para cerrarlo tu opción son las típicas cajoneras y puertas de armarios. Si tienes un espacio muy amplio las puertas pueden ser con bisagras o si el lugar es más reducido tendrás que poner correderas. Sea como fuere, un bonito detalle que puede darle un toque estiloso son los tiradores y pomos.

Pero si lo que te gusta es que todo quede a la vista y que la ropa forme parte de la propia decoración del vestidor, deja a un lado las puertas en la zona de perchas y coloca también baldas. En las baldas puedes hacerte algunas cestas metálicas que harán de cajones, pero dejando todo a la vista. Pero esta no es la única alternativa, sino que hay una que combina el hecho de dejar todo a la vista y proteger más las prendas con puertas. Si esta es tu idea puedes decantarte por las puertas de cristal para armarios.

Por último, no te olvides del detalle de la iluminación. Piensa que vas a necesitar varios puntos de luz para poder localizar bien tu ropa. Para solucionar esto, las luces LED son una buena alternativa. Puedes colocar estas luces dentro del propio vestidor para iluminarlo y crear, además, un ambiente acogedor. Por último, lo que os recomendamos es alojar un gran espejo y, si tenéis espacio suficiente, colocar un tocador. Con todos estos pasos ya habréis logrado crear un vestidor maravilloso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Archivos